MERCEDITAS VALDÉS CANTANDO A YEMAYÁ


Merceditas, la Pequeña Aché

A Merceditas y a Guillermo Barreto, su pareja, los conocí como vecinos de mi amiga Xiomara, antes de adentrarme en las conversaciones sobre sus vidas tan musicales. Coincidía una puerta frente a la otra, y ambos a la vez que discretos eran cordiales y siempre dispuestos a un favor. Nadie pensaría que aquellos dos morenos ya entrados en años eran unas legendarias figuras de la cultura nacional, por esa sencillez que los caracterizaba. Y así, un buen día, comencé a grabar sus anécdotas, en aquel equipo horizontal de teclas grandes y cassettes que daban algunos sustos al rebobinarse, y fue una labor lenta, refrescando sus memorias, no porque sus mentes fallaran a mediados de los 80, para nada, sino por la modestia implícita en las narraciones de sus actos.

Por entonces, como indicaba en la entrevista publicada, Merceditas ya había transitado por todas las tablas, desde la Corte Suprema del Arte, donde debutó, hasta el Aula Magna de la Universidad de La Habana o el Palacio de los Congresos del Kremlin, en Moscú. Entonces me contaría: “Yo elegí la música cubana, sin que nadie me lo pidiera. Nací en Cayo Hueso, en la calle Neptuno, esquina a Hospital. Una zona bien popular. En mi casa, abuela acostumbraba a hacer almuerzos y comidas criollas. Venían sus hijos y parientes. Y al terminar se hacía un guaguancó de cajón tocado con cajas de bacalao. Esa fue la música que oí en mi casa. Además, mi padre cantaba con Los Roncos, un coro de clave de Ignacio Piñeiro. Él no quería, sin embargo, que yo fuera artista, por eso de las tradiciones familiares, donde ser artista era mezclarse con lo más malo. Ellos recorrían los barrios, apostando con otros coros, para determinar cuál cantante versaba gramaticalmente bien. Y eran muy cuidadosos. Llegaban a las casas y se regalaban moñas con cintas de colores. Luego, completaban la fiesta con un tremendo guaguancó de cajón. Y yo, callada, mirando. Cuando celebraban algún cumpleaños por los alrededores, me proponía para cantar y bailar. La gente se encargaba entonces de convencer a mi mamá. Y ella, regañándome. Otras veces, mientras la acompañaba a las compras, de pronto me desaparecía de su lado. “¿Dónde está Merceditas?”, preguntaba a los conocidos y yo andaba, seguro, recostada a una ventana, escuchando la radio, o interpretando algún número del momento, como una bijirita, en medio del ruedo que armaban enseguida los transeúntes.”

Y ahora, al retomar esta anécdota, pienso que siempre su imagen permaneció como decía, como una “bijirita”, un nombre que identifica a un pajarito de cabeza gris y cuerpo rojizo. De baja estatura, con un perenne aspecto frágil y una sonrisa espontánea, Merceditas llegó a La Corte Suprema del Arte sin el permiso de sus padres. Adolescente aún fue a la CMQ, por entonces en Monte y Prado, y cantó “Babalú”, de Margarita Lecuona, así como “La negra Mercé”, un afro de Ernesto Lecuona. “Al terminar –dijo-, me di cuenta que no habían sonado la campana eliminatoria. Y me quedé rígida, inmóvil, hasta que el locutor preguntó si acaso iba a seguir. Ahí empecé a llorar. Sólo tenía 12 años. (…) En esa ocasión, gané uno de los premios, que eran de 15, 10 y cinco pesos, respectivamente, aparte de los regalos. Tuve suerte, en realidad, pues cada vez que canté allí me premiaron.”

Acerca de mayraamartinezcubanmusicbooks

MAYRA A. MARTÍNEZ / Lic. en Periodismo (Mayra Rosa Álvarez Martínez) Actualmente dirige en México el sitio web GRAND STYLE´s. Viviendo el turismo/www.gsviviendoelturismo mx. De manera independiente, desde hace cuatro años ha regresado a la investigación sobre temas de música, y avanzado en el proyecto titulado CUBA EN VOZ Y CANTO DE MUJER, que incluye una amplia investigación histórica, expuesta en cinco capítulos: ÉRASE LA MÚSICA EN VOCES DE MUJERES. Panorámica del Siglo XX; MÁS ALLÁ DE MIL FRONTERAS. La obra de Celia Cruz, La Lupe, Olga Guillot y Omara Portuondo; DETRÁS DE LA GUITARRA, LA VOZ. Desde María Teresa Vera a Sara González; VEDETTES CUBANAS, UNA ESTIRPE ESPECIAL Desde Rita Montaner a Espiridiona Cenda, y LAS VOCES MÁS ACTUALES. Más de lo nuevo. En la segunda parte de este libro se presentan entrevistas biográficas con 17 cantantes en diversos países, con el fin de rescatar, organizar y brindarle a los interesados una visión panorámica del devenir sonoro en voces y composición de cubanas. En 1993 publicó en Cuba y España, por la Editorial Letras Cubanas, el libro CUBANOS EN LA MÚSICA, volumen que compiló entrevistas biográficas de 41 figuras de diversos géneros de la música popular, seleccionadas de más de 200 realizadas durante sus 15 años de trabajo cubriendo la especialidad en el mensuario del Ministerio de Cultura. En 2015 una versión de CUBANOS EN LA MÚSICA se encuentra en proceso de publicación por Ediciones UNIÖN, en La Habana. En ese periodo paralelamente fue Representante Publicitaria y Manager de varias agrupaciones, como Sierra Maestra, Adalberto Álvarez y su Son y la cantante Mayra Caridad Valdés. Dicho libro ha servido como fuente bibliográfica a múltiples investigadores, pues algunos de los personajes sólo fueron entrevistados de manera detallada para ese proyecto. A partir de 1991 vive en México DF, y durante años trabajó como Editora, Correctora de Estilo, Redactora, Fotógrafa o Reportera de diversas revistas, así como Asesora e Instructora en varias publicaciones y agencias de prensa. También, ha contado con una amplia labor en el ámbito fotográfico, y en 1985 recibió el Grand Prix del Concurso Fotográfico Internacional convocado por Polonia para celebrar el Festival de la Juventud a escala mundial. Y al siguiente año, ganó la Medalla de Bronce en el XXII Salón Internacional de Zagreb, Yugoslavia. Además, recibió premios en Cuba, donde montó exposiciones personales, así como en Canadá, México y Ecuador, y participó en muestras colectivas en España, Italia, URSS, México, Francia, Estados Unidos, Vietnam, India, Kampuchea, Laos, Mongolia, Brasil, Pakistán, Cuba y otros países. Y fue Subdirectora de la revista cubana de fotografía, FotoTécnica, donde desarrolló una amplia labor de investigación sobre el tema. E-Mail: alvarezrosa25@yahoo.com.mx y mayram9@prodigy.net.mx/ cel: 044 55 13677546/ fijo: 52 55 55970710 DF

Publicado el 16 octubre, 2015 en Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: