“CUBANOS EN LA MÚSICA”. RECORDANDO LA FERIA DEL LIBRO EN LA HABANA, TRAS PRESENTAR NUEVA VERSIÓN


Durante la reciente Feria del Libro en La Habana se presentó una versión renovada de “CUBANOS EN LA MÚSICA”, a cargo de Ediciones UNIÓN. Aquí reproduzco las amables palabras de presentación, dichas por el amigo poeta y narrador, gran conocedor de nuestras sonoridades, Sigfredo Ariel.

“CONVERSACIONES CON MAYRA A.

1.

Yo era de los que buscaba en los estanquillos de prensa Revolución y Cultura y de los que recortaba páginas enteras para coleccionar las entrevistas que firmaba una tal Mayra A. Martínez, autora además de las fotos que acompañaban los diálogos aquellos, apasionantes, (y muchas veces apasionados) con músicos cubanos: compositores, intérpretes, trovadores, directores de orquesta, vedettes…

Parece que sus trabajos eran entonces muy apreciados en aquella revista, pues los entrevistados solían ocupar las portadas a todo color, casi mes tras mes, bajo el logotipo que tenía la publicación en esa etapa –amarillo, bordeado en blanco–, con una tipografía cursiva que, dicho sea de paso, siempre me pareció recordaba un poco a la de la revista Rolling Stone.

¿Quién es Mayra A. Martínez? Preguntaba yo a personas que, con suerte, solo me aportaban un “Ah, sí, una muchacha fotógrafa que anda por ahí” o “un día te la voy a presentar”, cosa que ocurrió, efectivamente, en la muy concurrida vieja terminal de Varadero en el año 81 ó 82, pero sin mayores consecuencias: “hola qué tal, yo la leo, la admiro”. “¿Ah, sí?, qué gracioso”. Y hasta ahí.

¿Qué caso le iba a hacer Mayra A. a un poeta de 18-19 años, entonces “emparejado” con una amiga suya? Ninguno. Ella siguió publica que te publica sus conversaciones con aquellos dioses míos, y yo continué recortando páginas y páginas. Y así pasaron años y años.

Un día juntó un grupo de sus entrevistas en un volumen, lo dio a la imprenta –que poco después lo publicó– y casi enseguida se fue a residir a México.

2.

Hasta hace poco (y durante mucho tiempo) existían solo dos libros “serios” de entrevistas a músicos cubanos: el más bien breve La música en persona, de Erena Hernández, que apareció a mediados de los años 80 y Cubanos en la música, de Mayra A. Martínez, que milagrosamente vio la luz en el año más áspero del largo crack económico cubano llamado “periodo especial”: 1993.

Muy anteriores a la era de internet y ajenos por completo a las instituciones que debían (y deben) ocuparse de la “investigación y desarrollo” de la música popular cubana –si no estuvieran envueltas, desde su fundación, en densas marañas burocráticas y muy doctorales holgazanerías–, estos dos volúmenes tienen varias cosas en común: publicados ambos por Letras Cubanas, se fueron armando en las páginas de una revista que por entonces tenía muchos lectores y eficiente distribución, Revolución y Cultura; desde que se editaron, se convirtieron en fuentes de datos, fechas y precisiones sobre la expresión popular de nuestra música que contrastaban –y algunas veces contradecían– folletos, fascículos y otras publicaciones aparecidas en la década anterior (la de 1970) con visiones “panorámicas” y presuntamente analíticas, con humos didácticos, (siempre amparados tras un lustre de pensamiento marxista de manual), donde se “arreglaban” procesos y se “interpretaban” fenómenos culturales, superficial y caprichosamente, a través de un prisma político de beneficio y mérito colectivo.

Destacaban las páginas de Revolución y Cultura dedicadas a músicos cubanos por iluminar el papel del artista, del creador, del individuo. Por humanizarlos.

En el pequeño libro de Erena Hernández, por ejemplo, encontró espacio una de las pocas entrevistas coherentes que concedió el inefable Dámaso Pérez Prado, y también una polémica –airada por cierto– entre los maestros Antonio Arcaño y Rafael Lay referida a la llegada de la orquesta Aragón a la capital y el pago de los organizadores de bailes en clubes y sociedades fraternales habaneras. Datos como aquellos no se encontraban fácilmente, por múltiples razones; y hoy es casi imposible recibirlos de primera mano, pues la mayor parte de los protagonistas no residen ya en este mundo.

3.

En Cubanos en la música suenan los tres de Isaac Oviedo y Niño Rivera, el bajo del joven Juan Formell, con sus Van Van, nacidos de la charanga, o el violín del maestro Enrique Jorrín con la buena nueva que llamó chachachá para estremecer a músicos y bailadores: y todo sucede como en una película, o como en un sueño, tal dice el bolero. Mayra A. tuvo la fortuna de estar cerca de ellos, de escucharlos tocar, de conversar con ellos.

Es en una especial zona documental –que esclarece dudas a través de la anécdota, en la cual determinada circunstancia explica hechos y revela singularidades–, donde le gusta moverse a Mayra A. cuando entrevista: hacer visible la historia desde la perspectiva individual, desde el adentro.

Por eso –claro está– incluye versos, letras de canciones, incluso, en ocasiones, recuerdos propios, porque nunca conversa fríamente: ella es la oidora que comparte, comenta y disfruta de la plática. Y de la música, mucho, porque la consume, porque forma parte de su íntima banda sonora, que es variada y no pocas veces, inesperada.

Como es una conversadora copiosa, sus entrevistados frecuentemente se explayan; como es simpática, “cae bien”, y los artistas le comentan situaciones complicadas, le confiesan secretos, le tienen confianza.

Podría decir que este es un libro importante porque incluye testimonios de personas muy importantes, pero me gusta más decir que este es un libro excepcional porque se conversa en claro, muy cómodamente, con seres humanos excepcionales, sobre uno de los mayores bienes que poseemos: la música popular. Sin tonterías, sin banalidades, pero también sin teque, ni recalentamiento: es un libro ameno, lleno de noticias sobre esa parte nuestra que canta –con gran alegría o con gran melancolía– y baila en salones, pero también en solares.

Mayra comienza este tomo con su coloquio con uno de los patriarcas de nuestra trova, el injustamente hoy poco recordado Rosendo Ruíz, autor de sones, boleros y canciones extraordinarias; prosigue con el trovador Guyún, a quien la guitarra de Cuba debe mucho; las hermanas Martí, dueñas de muchos arcanos trovadorescos… incluye una deliciosa plática vespertina con Esther Borja, un chispeante diálogo con José Antonio Tenreiro, alias Tito Gómez, otro con la reina guajira Celina González…

Sería ocioso mencionar, por el índice, a cada uno de los interlocutores de Mayra A. en esta nueva edición de Cubanos en la música, ahora bajo el sello Unión, aunque en realidad, todas o casi todas las entrevistas me gustan y considero que son sensibles herramientas para investigadores, y para quienes deseen acercarse a nuestra manera de hacer y entender la música popular, sin pedanterías ni academicismos.

Releyendo las páginas con Isolina Carrillo volví a sentir su cómica voz aguda, medio nasal, mientras recordaba no sólo cómo y cuando hizo sus famosas gardenias, sino cómo, muerta de risa, se convirtió en trompetista cuando la furia de los septetos de sones imperaba sobre la Habana.

Me parecen especialmente reveladoras y valiosas desde el punto de vista documental los testimonios de Frank Emilio, Tata Güines y Guillermo Barreto, para documentar los nexos de la música popular con el jazz: la descarga cubana; el acercamiento a la trayectoria del relegado Carlo Borbolla, no sólo compositor de música para órgano –esa mágica caja de respiración, que hace bailar a los orientales desde hace tanto tiempo–, sino notable autor de sones, conciertos y ensayos sobre música; la entrevista con Lilí Martínez Griñán, no sólo muy completa en sus datos, posiblemente la mejor que existe del extraordinario pianista y compositor; las palabras de César Portillo de la Luz, José Antonio Méndez, Frank Domínguez y Elena Burke, en los ámbitos del Feeling, su origen, surgimiento y desarrollo, la complejidad de sus interinfluencias nombradas con sencillez y, también, con simpatía; la aparición de dos de las rumberas cubanas que hicieron época en el cine mexicano (Ninón Sevilla y Rosa Carmina) y el esplendor de la eterna Rosita Fornés; la trova contemporánea de Noel Nicola, Sara González, Santiaguito Feliú… En fin.

Podría continuar, y pienso que también Mayra A. pudo incluir en este volumen a otros artistas que entrevistó en los días de Revolución y Cultura, pero todo tiene un límite. Y los referencistas de las hemerotecas merecen tener en qué ocuparse: ¡a buscar en las revistas entonces!

Por último: soy de los tantos que se ha servido y se sirve el trabajo de Mayra A. Martínez para aprender y comprender mejor la historia viva de la música popular cubana. Soy también de los tantos que la ha saqueado, citándola a veces, otras olvidándolo, como suele hacer la mayoría, para que la gente crea que los datos “con swing” con los que salpicamos un artículo de internet o la nota de un disco nos cayeron del cielo, como el maná, y no que fueron recogidos de viva voz y redactados, de manera estupenda, en Cubanos en la música.

Mayra A. acaba de publicar otro libro, extenso y ameno –Cuba en voz y canto de mujer– que se ocupa de féminas prodigiosas de todas las generaciones. Ya tengo la fortuna de tenerlo en un estante de mi biblioteca personal y en su momento, segura y cariñosamente, de alguna manera, lo saquearé también.

Soy, para terminar, de los que recomiendan con sinceridad sus entrevistas, tengan la fecha que tengan, porque dentro hay sonando mucha buena música de Cuba. Y no hay demasiados libros sobre los cuales pueda decir lo mismo.

La Habana, Cuba, 14 de febrero de 2016

 

 

 

Anuncios

Acerca de mayraamartinezcubanmusicbooks

MAYRA A. MARTÍNEZ / Lic. en Periodismo (Mayra Rosa Álvarez Martínez) Actualmente dirige en México el sitio web GRAND STYLE´s. Viviendo el turismo/www.gsviviendoelturismo mx. De manera independiente, desde hace cuatro años ha regresado a la investigación sobre temas de música, y avanzado en el proyecto titulado CUBA EN VOZ Y CANTO DE MUJER, que incluye una amplia investigación histórica, expuesta en cinco capítulos: ÉRASE LA MÚSICA EN VOCES DE MUJERES. Panorámica del Siglo XX; MÁS ALLÁ DE MIL FRONTERAS. La obra de Celia Cruz, La Lupe, Olga Guillot y Omara Portuondo; DETRÁS DE LA GUITARRA, LA VOZ. Desde María Teresa Vera a Sara González; VEDETTES CUBANAS, UNA ESTIRPE ESPECIAL Desde Rita Montaner a Espiridiona Cenda, y LAS VOCES MÁS ACTUALES. Más de lo nuevo. En la segunda parte de este libro se presentan entrevistas biográficas con 17 cantantes en diversos países, con el fin de rescatar, organizar y brindarle a los interesados una visión panorámica del devenir sonoro en voces y composición de cubanas. En 1993 publicó en Cuba y España, por la Editorial Letras Cubanas, el libro CUBANOS EN LA MÚSICA, volumen que compiló entrevistas biográficas de 41 figuras de diversos géneros de la música popular, seleccionadas de más de 200 realizadas durante sus 15 años de trabajo cubriendo la especialidad en el mensuario del Ministerio de Cultura. En 2015 una versión de CUBANOS EN LA MÚSICA se encuentra en proceso de publicación por Ediciones UNIÖN, en La Habana. En ese periodo paralelamente fue Representante Publicitaria y Manager de varias agrupaciones, como Sierra Maestra, Adalberto Álvarez y su Son y la cantante Mayra Caridad Valdés. Dicho libro ha servido como fuente bibliográfica a múltiples investigadores, pues algunos de los personajes sólo fueron entrevistados de manera detallada para ese proyecto. A partir de 1991 vive en México DF, y durante años trabajó como Editora, Correctora de Estilo, Redactora, Fotógrafa o Reportera de diversas revistas, así como Asesora e Instructora en varias publicaciones y agencias de prensa. También, ha contado con una amplia labor en el ámbito fotográfico, y en 1985 recibió el Grand Prix del Concurso Fotográfico Internacional convocado por Polonia para celebrar el Festival de la Juventud a escala mundial. Y al siguiente año, ganó la Medalla de Bronce en el XXII Salón Internacional de Zagreb, Yugoslavia. Además, recibió premios en Cuba, donde montó exposiciones personales, así como en Canadá, México y Ecuador, y participó en muestras colectivas en España, Italia, URSS, México, Francia, Estados Unidos, Vietnam, India, Kampuchea, Laos, Mongolia, Brasil, Pakistán, Cuba y otros países. Y fue Subdirectora de la revista cubana de fotografía, FotoTécnica, donde desarrolló una amplia labor de investigación sobre el tema. E-Mail: alvarezrosa25@yahoo.com.mx y mayram9@prodigy.net.mx/ cel: 044 55 13677546/ fijo: 52 55 55970710 DF

Publicado el 31 marzo, 2016 en Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. rosamarquetti

    CUBANOS EN LA MUSICA es para mi una suerte de libro- manantial, al que acudo una y otra vez cuando tengo sed de certeza, de amenidad junto con lo histórico sobre esos músicos imperdibles a los que Mayra tuvo la lucidez temprana de no dejar escapar fuera de su micrófono ni de su cámara. Y ciertamente, ya se deseaba una reedición. Así que fue bienvenida la que Ediciones Unión nos ha presentado aquí en La Habana. Gracias, Mayra. Quiero también dejar un comentario sobre tu más reciente y no menos importante libro CUBA EN VOZ Y CANTO DE MUJER, pero el blog no me lo permite, esa entrada no tiene habilitada la posibilidad de comentar.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: