Archivos Mensuales: junio 2016

PARA NO OLVIDAR, “AQUELLA BOCA”


 

RECORDANDO EL GRAN DÚO DE CUBA: LAS HERMANAS MARTÍ


DE “CUBANOS EN LA MÚSICA” FRAGMENTO DE LA ENTREVISTA HECHA A AMELIA Y BERTA MARTÍ EN 1990.

En Cuba, las Hermanas Martí representan una de las más auténticas y transcendentes líneas interpretativas de la música popular. Este prestigio está avalado no solo por la preferencia del público, sino también por el merecimiento de grandes creadores como Rodrigo Prats, quien afirmó que ellas habían vestido la trova de frac.

La trova es bastante silvestre

—En realidad, la trova es bastante silvestre –comenta Amelia–. Si uno estudió en un conservatorio, ya no sale igual. Es inevitable. Tuvimos la suerte de montar gran parte de nuestro repertorio bajo la asesoría de sus creadores, en un paciente trabajo de muchos años. Cada uno llegaba con su modo de hacer, de interpretar, y nosotras atrapándolo todo al vuelo. Pero no podíamos cantar con la misma naturalidad y algunas canciones descuadradas, hasta inconscientemente, las metíamos en una métrica más rigurosa. Tuvimos detractores. Decían: “Las Hermanas Martí cantan muy clásico”. Por ejemplo, Villalón y Rosendo Ruiz eran músicos, al contrario de Corona y Sindo. Una trovadora pura lo fue María Teresa Vera, con una sabrosura en la guitarra, bastante excepcional para su época.

DE NUEVO, “TABÚ” EN UNA CURIOSA VERSIÓN


“CUBA EN VOZ Y CANTO DE MUJER” HOY RECORDANDO A MARGARITA LECUONA


POR ALBITA, “TABÚ”


“BABALÚ”, DE LA MUY GRANDE MARGARITA LECUONA


“ECLIPSE” CANTADO POR LA AUTORA


DE VENTA EN AMAZON, “CUBA EN VOZ Y CANTO DE MUJER”: MARGARITA LECUONA


Otra leyenda de nuestro mundo sonoro es Margarita Lecuona, proveniente de una familia de clase alta, hija de Eugenio Lecuona, cónsul de Cuba en New York y después en varios países europeos, por lo que pasa parte de su infancia fuera de su natal Habana –1910/1981, New Jersey-, y estudia piano, guitarra, canto y danza. En 1930 debuta como autora, con el bolero Soñadora, y encamina su carrera multifacética como maestra de música y bailes, o actriz en musicales, hasta que en 1942 crea con Coralia Burguet -guitarra y primo- y Alicia Yanes -guitarra y segundo- la Lecuona Cuban Girls. Todavía viviendo en Cuba da conocer una de sus composiciones más difundidas, el afro Tabú, y monta un show con sus obras, entre estas Babalú, donde funge como intérprete, diseñadora, directora y manager, tras lo cual el exitoso cantante Miguelito Valdés, “Mr. Babalú”, la graba y la populariza como compositora a escala internacional, tal vez como pocas cubanas por aquellos momentos, seguido por interpretaciones del Cuarteto Machín, Stanley Black, las orquestas Casino de la Playa, Cheo Belén Puig, Dezi Arnaz o de Xavier Cugat, así como Jorge Negrete, Toña La Negra o Bola de Nieve. Otra de las más grabadas piezas de esta connotada creadora es Tabú, estrenada en 1934 por la italiana Eugenia Zuffoli, con arreglos de Gonzalo Roig, y respaldada por la Orquesta Sinfónica de La Habana en el Teatro La Comedia. En Europa fue difundida ampliamente por los Lecuona Cuban Boys y más tarde entró al repertorio, entre otros, de Artie Shaw, Kronos Quartet, Bebo Valdés, las orquestas de Pérez Prado, Luis Arcaraz, Stan Kenton, Ska Cubano, Desi Arnaz o The Tokyo Cuban Boys, además de Omara Portuondo, Izumi Yukimora y, más recientemente Albita Rodriguez, quien la incluyó en su disco y video Toda una vida. Así, la trayectoria de Margarita Lecuona, por cierto, prima segunda de Ernesto Lecuona, continúa en ascenso, escribiendo varios centenares de composiciones, de diversos géneros, desde canciones de amor hasta guarachas, y entre los más conocidos está el bolero Eclipse, compuesto en 1943 en Argentina, con versiones hermosas, como las de Chela Campos, João Gilberto, Iván Lins, Leo Marini, Gina León, Nana Caymmi o la de Sara González, con un interesante montaje en su CD Cantos de mujer Vol. II.

A LOS 98…


DEL DISCO “RITMO DE SANTO”